CONMEMORACIÓN DEL DÍA INTERNACIONAL DE LA LUCHA CONTRA EL CÁNCER EN COATEPEC

ARMANDO-1

 

  • Participó la Sra. Josefina Cano Quiroz con el testimonio del cáncer de estómago de su hija; Virginia Jácome Montes Cano (+)

 

El Ayuntamiento de Coatepec, encabezado por el Lic. Luis Enrique Fernández Peredo, a través del Instituto Municipal de la Mujer Coatepecana, que dirige la Profesora Guadalupe López Leano, tuvo a bien invitar a tres ponentes; la Doctora Rogelia López Ocampo, la ponente Araceli Ceballos Rivera y la Sra. Josefina Cano Quiroz, mi madre.

Durante el evento se hizo mucho énfasis en la prevención, ya que la detección oportuna puede hacer la diferencia y la salud, sin lugar a duda es lo más importante. Las tres ponentes abordaron desde distintos enfoques este problema que aqueja a un gran número de Mujeres; en el caso de la ponencia de la Sra. Josefina Cano Quiroz, fue abordado con la experiencia de una madre en el proceso de diagnóstico, enfermedad y muerte de su hija. Realizando la proyección de una entrevista transmitida por el canal de TELEVER, un mes antes del fallecimiento de la Doctora Virginia Jácome Montes Cano; mi hermana.

A-3

Considero desde mi particular punto de vista, que no existe dolor mas fuerte que ver el desgaste físico, emocional y espiritual, de un hijo que enferma de cáncer a una edad totalmente productiva, con familia de por medio y con todas las posibilidades de sobrevivir a esta terrible enfermedad.

Disculpen si esta columna en ocasiones la hable en primera persona, sin embargo, como hijo, hermano y padre, no alcanzo a dimensionar el dolor de una madre al ver que su hijo sufre en cada quimioterapia, al ver que su cuerpo no responde y finalmente muere.

Quiero destacar el comportamiento tan valiente de mi hermana al percatarse del avance de la enfermedad, mostro siempre una actitud resiliente y propositiva, es decir ante la adversidad, por el amor a sus hijos, resistió todo el desgaste producido, con entereza y buen carácter hasta el último aliento.

 

ARMANDO-2

 

 

 

 

Además de que fue un golpe duro para la familia completa, por ser la primera nieta que fallece, ahora ya son 3 en la familia que dejan de existir, por este mismo mal.

Nos queda el consuelo de haber hecho hasta lo imposible por verla sonreír, disfrutar a sus hijos y poder después de un par de años, considerar su estancia en esta vida, una bendición al haberla tenido físicamente entre nosotros; ahora nos queda ese consuelo de ver a sus hijos crecer, de ver en los girasoles esa sonrisa cálida que le caracterizaba y decir gracias Dios por la bendición de tenerla desde el cielo como un ángel para la protección de nuestra familia.

Con un nudo en la garganta, les agradezco leer esta columna y les invito a estar pendientes de las campañas de detección de todo tipo de cáncer principalmente matriz y seno en mujeres. Sin dejar de lado que el cáncer es caballero que no tiene palabra, ataca a todas las personas sin importar sexo, religión, ni condición social. Es por ello que es muy importante estar alerta.

GRACIAS.

 

Powered by WordPress| Designed by: ArcosNet