DRAFT: VERGÜENZA Y NECEDAD

 

 Pedro Peñaloza

“Lo que ha sido creído por todos siempre y en todas partes, tiene todas las probabilidades de ser falso”

Paul Valéry

Aunque es unánime la voz de un cambio en el sistema de transferencias del futbol mexicano, los ciegos y necios federativos continúan por el mismo camino. Es más, ni los propios clubes están contentos con el Draft, ya que la presión por firmar en un día a todos sus refuerzos infla los precios poniéndolos contra la pared procrastinando sus planes. Una tarde para armar tu plantilla, es en verdad una locura.

Como consecuencia de esto, las directivas no tienen tiempo para hablar con sus posibles refuerzos, ver cómo se encuentran, si les gusta el proyecto o no, es decir, firmar a un jugador sin conocerlo es tirar un volado. Así, la urgencia por llevar algún futbolista en el tiempo estipulado puede resultar una apuesta arriesgada tanto para el trabajador como para el empleador.

Ahora bien, en ninguna liga del mundo existe un método de contrataciones como el Draft mexicano. Sin embargo, no seamos ingenuos, el principal motivo para continuar bajo este sistema no es otro que tener el control absoluto del destino de los jugadores. Sin voz ni voto, sólo acatando órdenes. No importa lo que diga la familia, o si los hijos están en la escuela; para los directivos son fichas intercambiables sin rostro, simples piernas que sirven para patear un balón, cubrir deudas o ganar dinero.

Es tan arbitrario el modelo mexicano de compra y venta de jugadores, que los protagonistas, los que se rompen el alma cada fin de semana en la cancha, tienen vetado asistir al salón VIP donde se decide su futuro. Los representantes de los equipos, separados por unos cuantos centímetros, con sus computadoras listas para cerrar el trato, aislados de todos y todo, hablan por teléfono, se ríen, actúan de manera prepotente, confiados, sabiendo que en sus manos está el destino de cientos de jóvenes, principalmente mexicanos, luchando por un contrato.

Mejor suerte para la próxima, el tiempo sólo alcanzó para colocar a los jugadores más conocidos y de renombre; los “otros”, los que no tienen al representante de moda o el cartel requerido, se quedarán esperando. Tal vez, en el verano consigan algo, quizá aguanten un semestre más sin percibir ingresos, o es la hora del retiro, colgar los botines, buscar un trabajo de entrenador, ¿qué más queda?

¿Dónde quedó la nueva asociación de jugadores?, ¿para qué sirvió?, ¿qué dice del Draft? Nada cambió, parece que solamente fue una herramienta para legitimar a la FMF y su supuesta apertura. Los futbolistas siguen siendo tratados como simples objetos. El miedo y el egoísmo siguen permeando nuestro futbol.

¿Qué se puede hacer? La transformación no vendrá de arriba; a ellos no les interesa cambiar, se sienten bien como están, teniendo el control total, jugadores, árbitros, selección nacional, Draft, Pacto de Caballeros, partidos moleros en EU, una Copa sin brillo, regla 9/9, etc. Por lo tanto, el esfuerzo tiene que venir necesariamente de entrenadores y jugadores. Será un gran reto, lleno de venganzas y represalias, luchando contra dos televisoras y empresarios sin escrúpulos. Pero no se puede continuar viajando por la misma vereda; se necesitan contrapesos para las decisiones unívocas y autoritarias de los hombres del dinero.

ALGO MÁS.- Gremio venció a Pachuca en el Mundialito de Clubes, pero el roce y el nivel nos recordaron aquellos grandes encuentros de Copa Libertadores ante clubes sudamericanos. En fin, los federativos prefirieron crear la Copa MX. Una vez más, ganaron los billetes verdes.

pedropenaloza@yahoo.com/Twitter: @pedro_penaloz

 

Powered by WordPress| Designed by: ArcosNet