El antes y el ahora en México

FOTO RENE 6

La otra versión:

                                                

                                                                                                               René Sánchez García.

 

Entre la multitud de publicaciones periódicas que existen y circulan en México, ya sean que aparezcan semanal, quincenal o mensualmente, me encontré en días pasados con una mensual que lleva por título etcétera, misma que circula desde hace ya varios años. Esta publicación es muy distinta a las tradicionales que conocemos, mismas que se centran en aplaudir todas y cada una de las “buenas acciones” gubernamentales, o bien en, hacer un discurso “alarmante” de los acontecimientos nacionales o internacionales.

Precisamente en el número 203 correspondiente al mes de octubre del año pasado, etcétera viene dedicado al análisis y a la crítica de los medios de información masiva en México, y de manera específica a los temas de: La voracidad de los medios, La urgencia de la ética periodística, así como la construcción que se hizo sobre El mito mediático “Frida Sofía”, a raíz del sismo del mes de septiembre de 2017, entre otros temas de tipo cultural que allí se pueden leer.

Llamó mi atención la página 54 donde aparece la columna Memoria, escrita por algún personaje anónimo que se hace llamar Arouet y que lleva por título “Antes la chaira era sinónimo de respeto, y otros datos desalentadores”, donde se afirma que sí, los tiempos de antes fueron mejores, veamos porqué: 1).- Antes podíamos cantar “Mira que cosa más linda, más llena de gracia en esa muchacha que viene y que pasa…”; ahora si lo haces te demandan ante las autoridades por acosador. 2).- Antes podíamos decir, no sé, que Carstens es un mal augurio de inflación en el país; Ahora si lo dices te pueden acusar ante la CNDH.

3).- Antes se llamaba dedazo, ahora encuesta. 4).- Antes frente a una indirecta se armaban los chingadazos; ahora en las redes se lanza la piedra y se esconde la mano. 5).- Antes le podías decir a tu hijo algo así como: “No mames cabrón, cubre con huevos la media cancha que nos están madreando”; Ahora haces eso y chiquita no te la acabas (como antes también se decía). 6).- Antes La jornada apoyaba la lucha sindical de los trabajadores en el país; Ahora despide a sus trabajadores que luchan por sus derechos. 7).- Antes en Plaza Sésamo, se cantó la bonita y creativa melodía infantil “Mi papito de hule”; Ahora se canta “Despacito”, no es broma.

8).- Antes las Sabritas y una Pepsi Cola eran botanas y chesco; Ahora eso es arte. 9).- Antes poníamos al gordito de portero en la cáscara de fut; Ahora si lo hacemos nos denuncian por discriminación. (De hecho decirle gordito ya te acerca al callejón de las condenas). 10).- Antes sólo amasaban grandes fortunas los dirigentes del PRI, ahora también los del PAN y los demás partidos. 11).- Antes los taxistas sabían absolutamente de todo y de cualquier tema; Ahora los usuarios de las redes sociales saben todo, son directores técnicos y hasta científicos. 12).- Antes, veíamos los eclipses con cualquier chingadera y listo; Ahora es con una máscara de soldador, pero más cómodamente frente al televisor.

13).- Antes la botana en los bares era sopa de médula, migas o pancita; Ahora es derivado de res o cerdo en crocante de quién sabe qué madre con saborizante de jitomate y una pizca de sal del Himalaya. Ah, y libre de gluten. 14).- Antes decíamos algo así como “se quebró aquel cabrón; Ahora se dice “¡A él no per fever, a él no, llévame please a mí! Y la última ahí les va: 15).- Antes correteábamos con los perros en la calle   y a uno que otro le decíamos Laica, Sultán o Solovino; ahora tienen nombre de personas: Frida, Sofía, etc., y a los militantes políticos ya les dicen Solovinos, e incluso no sé por qué a veces les llaman Salta Montes.

Feliz año 2018 a todos mis lectores.

sagare32@outlook.com

Powered by WordPress| Designed by: ArcosNet