El Escudo Municipal de Coatepec, Ver.

FOTO CRONICA

 

Dr. Jesús J. Bonilla Palmeros

Cronista de la ciudad de Coatepec

 

(Cuarta parte)

El estudio de la estructuración simbólica del “Cerro” en cuanto a su carácter de arquetipo original en el actual sitio de “Coatepec Viejo” y su posterior reproducción en el “Pueblo de Indios”, al tiempo que fueron congregados los indígenas nahuas en las cercanías del “Cerro de las Culebras”. Permite llevar a cabo el seguimiento de su reinterpretación hasta la primera mitad del siglo XX, momento en el que se determinó su perfil de geosímbolo de la ciudad. Y cuya fundamentación histórico-cultural podemos llevarla a cabo, con base en el estudio de fuentes documentales históricas y el análisis de los datos etnográficos, como punto de partida para entender la revitalización del concepto en un proceso de larga duración.

La configuración del cerro como receptáculo de recursos, la detectamos en la serie de historias referidas en la tradición oral de los habitantes de “Coatepec Viejo”, especialmente en la historia relatada por don Antonio Colorado quien mencionaba al respecto “…los bienes que tiene San Jerónimo en la cueva [del cerro] son: maíz, frijol, calabazas, agua y muchas semillas …”(2). Bienes que fueron reinterpretados posteriormente en la concepción simbólica del “Cerro de las Culebras”, cuando se menciona en la tradición oral de los coatepecanos la existencia de riquezas: “… la cueva del cerro lleva hasta una laguna y un tesoro custodiado por una gran serpiente muy vieja, que a veces sale por el pozo ubicado en la parte alta del cerro, atrás del monumento a Cristo Rey, serpiente que a veces se desplaza por el túnel que une al cerro con la Iglesia de San Jerónimo…”. En otras versiones se destaca la naturaleza hídrica del cerro cuando se menciona: “… el cerro está lleno de agua y si un día cae una tromba en Coatepec, se corre el riesgo de que el cerro reviente y se inunde la ciudad…” (3). Ambas versiones permiten determinar las analogías simbólicas que enlazan a los dos sitios en la configuración del cerro en su carácter de contenedor, y sobre todo la reinterpretación del concepto a través de tiempo.

Durante la primera mitad del siglo XX, podemos detectar la conformación del “Cerro de las Culebras” en su carácter de geosímbolo. Al ser elegido como espacio idóneo para la edificación de un monumento a la advocación del Sagrado Corazón de Jesús, cuya protección se hiciera extensiva a las tierras coatepecanas. Sobre todo si tenemos en consideración que desde el sitio elegido para levantar el monumento, se tiene una magnifica vista de la región. En el mismo tenor podemos detectar la importancia simbólica del “Cerro de las Culebras” en la hermosa poesía que escribiera con motivo de la inauguración del monumento, el presbítero Juan Cuevas Estévez, del cual les referimos un pequeño fragmento: “…En el Cerro gentil de las culebras, te circuyen las masas, que alegres ascendieron, a inaugurar tú peregrina estatua…” (4). A la par de la edificación del monumento también se construyó un camino que se circunscribe en forma de espiral hasta la cima del cerro, rasgo que no pasó desapercibido entre la población local y se concibió simbólicamente como la serpiente que se ciñe al cuerpo del cerro.

En suma podemos inferir que son determinantes tanto las versiones orales como las referencias en los documentos, para la configuración de una representación simbólica del cerro con la culebra dispuesta en espiral, y ese sería el fundamento para integrarle como logotipo en el Escudo creado con motivo del primer Congreso Eucarístico, el cual se llevó a cabo en la ciudad de Coatepec, hacia el año de 1943.

Continuará…

Referencias bibliográficas

2.- Bonilla Palmeros, Jesús Javier, San Jerónimo y Tepeyollotl: entre cerros, cuevas y templos, Impresora Toscana, Coatepec, Ver., 2015, p. 26

3.- “El Cerro de las Culebras, en: Periódico El Regional, Crónica Coatepecana, 5 de julio de 2014, núm. 1982, p. 11

4.-   “Cristo Rey en el Cerro de las Culebras”, en: UN ABRAZO A MI TIERRA COATEPEC. CULTURA Y TRADICIÓN QUE FORJAN NUESTRA IDENTIDAD, Impresora Toscana, Coatepec, Ver., 2013, pp. 91 – 105

Powered by WordPress| Designed by: ArcosNet