Ética del servidor público

2017-18

 

 

Por Linda Rubí Martínez Díaz

Hola amigos lectores, les saludo con el cariño de siempre. En esta ocasión abordaré un tema importante para la sociedad en general que es la pérdida de ética del servidor público. En primer lugar, considero que los valores morales constituyen el cimiento bajo los que las relaciones sociales deben fortalecerse, ya que son principios compartidos de manera colectiva, que orientan el juicio sobre lo que es bueno y lo que es correcto. En este sentido, la credibilidad de los funcionarios sigue siendo factor vital de gobernabilidad e integridad en una sociedad que requiere progreso.

Ser servidor público es un privilegio; por ello, se debe tener el compromiso de orientar y atender con eficiencia a los ciudadanos en sus requerimientos y trámites, eliminando toda actitud de prepotencia e insensibilidad y sobre todo dar seguimiento y respuesta oportuna e imparcial a todas las peticiones de los ciudadanos que acudan a solicitar un servicio. Sin embargo, la pérdida de principios y valores de los funcionarios ha generado mayor descomposición social, convirtiéndose en un círculo vicioso. Es claro señalar que los servidores públicos han dejado de adoptar actitudes como la sensibilidad, el respeto y la tolerancia hacia sus compañeros de trabajo y la sociedad en general.

El servidor público no debe utilizar el cargo que ocupa para obtener beneficios personales de tipo económico, privilegios y factores de cualquier índole o para beneficiar o perjudicar a terceros, ni buscar o aceptar compensaciones o prestaciones de cualquier persona u organización que puedan comprometer su desempeño. La sociedad repudia esta falta de atención y prepotencia por parte de sus gobernantes y quienes integran la administración pública.

Tenemos que unirnos a este movimiento de hartazgo contra los abusos de poder. Los servidores públicos ya saben lo que no se debe hacer, pues los valores morales no son complicados de aprender. Pero ahora, la sociedad está más activa y atenta, por lo que es preciso que intervenga más como vigilante para que se restablezca la eticidad en el gobierno.

Nos leemos la próxima, que Dios los bendiga.

Powered by WordPress| Designed by: ArcosNet