Exvotos de la Fe: entre la aflicción, la manda y el deseo

CRÓNICA COATEPECANA

Dr. Jesús J. Bonilla Palmeros

Cronista de la ciudad de Coatepec

 

(Cuarta parte)

El uso de los exvotos en algunas imágenes religiosas en Coatepec, se circunscribe principalmente al cumplimiento del ofrecimiento hecho durante la solicitud de la intercesión divina, en específico para resolver algún problema de salud, invocar la protección de las entidades, o acceder a determinado bien en particular. En otros casos muy reservados, encontramos una variante en lo referente al uso de los exvotos, principalmente en cuestiones que implican solicitudes que contravienen el bienestar de las personas.

Algunos informantes que pidieron permanecer en el anonimato, refieren que los exvotos también eran utilizados en aquellas solicitudes relacionadas con la muerte de una persona, situación que implicaba todo un proceso y no pocas personas le relacionan con cuestiones mágicas. Principalmente suplicaban la muerte para aquellas personas que eran muy violentas, los borrachos que ya no tenían remedio, y en casos muy extremos para las personas que sufrían mucho por causa de una enfermedad muy larga y al estar postrados en cama, ya no había solución a sus problemas de salud.

En estos casos al Niño Mueve Corazones o al Santo Entierro les solicitaban su intercesión divina para que se llevara a dicha persona, proceso que se realizaba de la siguiente forma: primero median con un listón negro a la persona cuando estaba dormida o borracha, con ese listón en mano hacían los rezos de un novenario y cada día al terminar el rosario le hacían un nudo al listón, hasta completar nueve nudos en total con el último rezo, al tiempo de que le cosían un exvoto en uno de los extremos del listón. Al otro día lo llevaban ante la imagen del Niño Mueve Corazones, que se haya a la entrada del templo parroquial en Coatepec, o en otros casos se lo presentaban al Santo Entierro de Teocelo. Al momento en que lo colocaban solicitaban su intercesión a fin de que se llevara a la persona –pronunciaban el nombre completo- y la causa por la que hacían la petición, procediendo a rezar algunas oraciones ante la imagen religiosa.

Cuando se les preguntó el por qué no hacían dicha solicitud al Santo Entierro de la parroquia en Coatepec, los informantes mencionaron que como la urna en la que se encuentra siempre está cerrada, no podían meter el listón, y sólo cuando se abría en Semana Santa se le colocaban los exvotos habituales por haber librado a alguien de la muerte, u otorgado su protección divina en caso de peligro.

En otros casos también se presentaban listones de diferente color ante el Niño Mueve Corazones, pero la solicitud se encaminaba a otro tipo de petición, por ejemplo: en el caso de los listones blancos se llevaba a cabo el mismo proceso del novenario pero la solicitud se enfocaba a que la persona recobrara la salud perdida, o en la situación de alguien que anduviera en “malos pasos” se reformara. A diferencia del listón de color rojo, que se vinculaba con el enamoramiento de una persona.

Continuará…

 

Powered by WordPress| Designed by: ArcosNet