FELIZ DÍA DE LA AMISTAD

18557218_1902592743316169_469739260606139502_n

 

ARS SCRIBENDI

Rafael Rojas Colorado

rafaelrojascolorado@yahoo.com.mx

 

Decía Marco Tulio Cicerón, “la amistad es una espontánea inclinación del alma”. Estoy de acuerdo en la afirmación del filósofo, orador y político romano.

En este mes de febrero, dedicado al amor y a la amistad le brindó estas breves líneas a mi esposa, la señora Elena Texon, con quien he cultivado la amistad y el amor desde hace muchos ayeres. Mucho antes de que nos abrazara la adolescencia, apenas once años de edad cuando nuestra amistad, por vez primera, nos rozó el alma. A partir de ese espontaneo instante en el que, a través de una dulce sonrisa, la amistad nos mostraba la seda de su rostro y nos señalaba un camino perfumado de detalles e infinitas vivencias, que las circunstancias fueron desnudando en nuestro diario vivir y hasta la fecha nos hacen sonreír y suspirar. Me atrevo a decir, una bella historia de pareja bendecida por Dios con los hijos, nietos y biznieta.

Nuestra amistad comenzó en esa edad infantil en la que la inocencia y la ternura comenzaron a resplandecer en nuestra alma mientras las ilusiones dibujaban mundos de fantasía en nuestro sentir. Después, transitamos por los verdes prados de la adolescencia en los que las flores nos brindaban su candor y color primaveral. Fueron llegando los otoños de la edad madura y la amistad no se apagó, aún permanece viva, muy a pesar de que el horizonte lo visualizamos sumamente cerca.

Aprendimos a alimentar la amistad con las alas de los sueños, anhelos e ilusiones, jamás hemos desistido, aún en los detalles más simples que la vida nos presenta en el diario vivir, pues es en ellos en los que se descubre lo valioso de la comunión entre dos seres humanos que han consagrado sus vidas para compartirla hasta que la muerte los separe. Ese es el valor de la amistad.

En la historia de la humanidad, existieron muchas parejas que se entregaron lo más profundo que yacía en sus adentros, pero las circunstancias de su época y entorno les robaron su realidad. Nos sentimos afortunados por construir una vida de valores en la predomina nuestro amor. Hoy inclino mi gratitud hacia la presencia de mi esposa por todos los años de convivencia de pareja, por tanta comprensión y amor que conforman los lazos que nos mantienen unidos por cerca de medio siglo y así continuaremos hasta el final de nuestra existencia. Hoy la abrazo con ternura.

Como afirmaba Cicerón, la amistad se hace presente en el momento que menos te imaginas, nos coquetea, persuade y enamora, por ningún motivo se debe ser indiferente a esa galantería, o un vacío nos acompañara durante toda la vida.

Estimados lectores, feliz día de la amistad.

 

 

Powered by WordPress| Designed by: ArcosNet