LIBRO DE USO

512x521-01 (1)

ARS SCRIBENDI

Rafael Rojas Colorado
rafaelrojascolorado@yahoo.com.mx

Visitando el mercado Miguel Rebolledo, aún se percibe el hedor a tiempo, en esos pasillos con matices frutales se visualiza la alacena número 77, un espacio que sobrevive desde el inicio de este viejo inmueble dedicado al comercio.
La alacena en un principio fue utilizada para la venta de loza rústica de barro, posteriormente juguetes entre otras mercancías, mientras el tiempo fluía incesasante. Su actual propietario, señor Javier Rodríguez García, quien, además, posee el título de entrenador deportivo certificado por el Instituto Veracruzano del Deporte, inspiró la idea de vender libros de uso. Javier poseía en su hogar una vasta biblioteca personal de la cual enriquecía su espíritu a través de los conocimientos que los libros le ofrecían.
Pensó que si vendía algún texto contribuiría a la difusión de la cultura en la comunidad coatepecana, Fue así que en el año 2006 se decidió por incursionar en el comercio del libro agotado. Valioso apoyo incondicional lo encontró en Antonio del Toral, propietario de la Librería da Vinci, él lo aleccionó al respecto y le inyectó el ánimo necesario para iniciar esta hermosa aventura literaria. Un buen día se vio en su alacena rodeado de libros, y los primeros clientes consultando y encargando nuevos títulos.
Javier es un amante de la lectura, pero con su nuevo negocio tuvo que practicar el desapego de sus libros selectos que reposaban en los estantes de su hogar, pues la clientela los reclamaba. Él comprendió que era lo mejor y los dispuso como semillas que florecerían en la mente de los lectores. Javier asegura que un libro no es únicamente un objeto o mercancía que le reditué una ganancia, sino algo que se ama porque se sabe lo que significa y el bien que le va a causar a todo aquél que lo compre, de lo contrario, la venta lo empobrecería espiritualmente.
Para Javier los libros son grandes maestros, amigos y buenos consejeros y la aventura de comerciar con ellos le ofrece grandes satisfacciones, porque aprende mucho de sus clientes. Un libro de uso es un ente que ha prevalecido a través del tiempo, a pesar de que su textura envejece al marchitarse las hojas, y en las mismas converge la humedad y la polilla, su esencia permanece viva y nos alimenta con su ambrosía. Algunos textos conservan dedicatorias y en esas elegantes letras es posible interpretar el amor, cariño, afecto y la estimación de quienes los adquirieron para regalarlos a un ser amado, o la edición de la casa editorial que nos comunica por cuantas generaciones el libro ha deambulado para llegar a nuestras manos.
Javier Rodríguez García, asegura que el libro impreso tiene mucho futuro, a pesar de los avances tecnológicos que amenazan con digitalizarlos. El lector prefiere algo que pueda visualizar letra por letra y sutilmente penetrar en la musicalidad de las palabras, que unidas entre sí forman un universo de conocimientos, sabiduría, fantasías, imaginaciones y realidades.
Don Javier cada día aprende algo nuevo de la literatura universal y, entre muchos autores favoritos, se encuentra Agustín Yañez con su obra “Al filo del agua” y Pedro Páramo de Juan Rulfo.
La venta de libros usados es una vida en la vida del mercado Rebolledo, que inunda los pasillos con el perfume de los conocimientos trasmutado en letras. Amable lector, visite la alacena número 77 y Javier Rodríguez le mostrará joyas literarias: los libros.

Powered by WordPress| Designed by: ArcosNet