“LOS HOMBRES QUE SON HOMBRES, NO TIEMBLAN ANTE LA MUERTE”

 

Dr. Jesús J. Bonilla Palmeros

Cronista de la ciudad de Coatepec

 

(Segunda parte)

El día primero de marzo de 1847 fue declarado el Distrito Federal en estado de sitio, ante la avanzada del ejército norteamericano, en tanto se encargó el arreglo y la instrucción de la milicia nacional al Jefe de la Plana Mayor. Al tiempo que las guerrillas hostilizaban a los cuerpos enemigos entre Jalapa y Veracruz, haciéndose notable la que dirigía el Teniente Juan Clímaco Rebolledo (5).

Posteriormente a fines del mes de agosto de 1847, algunos soldados americanos establecidos temporalmente en Xalapa, vinieron de visita a Coatepec, en donde después de visitar algunas tiendas y cantinas, se embriagaron, cometiendo una serie de atropellos contra los pacíficos vecinos. Los habitantes indignados atacaron a los soldados, matando a uno e hiriendo a otro, mientras el resto emprendió la fuga. Sobre el evento fue informado el Jefe Militar de Xalapa, quien dio orden de bombardear a Coatepec. Ataque que pudieron evitar don José Quirós y su íntimo amigo el Cónsul Americano en Xalapa, señor Diego Kennedy, quienes lograron disuadir de su propósito al jefe militar.

Días después nuevamente se vuelve a repetir la situación, en la que los soldados norteamericanos cometieron peores tropelías contra la gente humilde de Coatepec. Al grado de que los indignados habitantes mutilaron a un soldado borracho y pasearon la pierna por el pueblo. Nuevamente tuvieron que intervenir los señores Quirós y Kennedy para que no fuera incendiado Coatepec, por órdenes del jefe militar (6).

En tanto, la jefatura política de Xalapa siguió establecida en Coatepec, hasta fines del mes de junio de 1848 cuando ya estaba ratificada la paz con los Estados Unidos (7). Periodo en el que se llevaron a cabo una serie de distinciones a quienes participaron activamente en la defensa del territorio nacional, y siendo Gobernador del Estado de Veracruz don Juan Soto, se le concedió el día 25 de octubre el título de Villa a Coatepec, por decreto número 48 del Soberano Congreso del Estado, en reconocimiento a la participación de la Guardia Nacional de Coatepec, en la guerra que se libró contra los americanos en la invasión al país durante los años de 1847 – 1848.

“Coatepec celebró la concesión que se le hizo del título de Villa con ocho días de fiestas, se hicieron cinco corridas de toros, diez tapadas de gallos con dos mochilleres de 50 y 50, dos carreras de caballos de 100 pesos cada una, fueron elevados dos globos y se representaron dos comedias, haciéndose bailes muy elegantes todas las noches de aquellos días” (8)

La elevación del pueblo a Villa de Coatepec, será uno de los factores a la par de su cercanía con Xalapa, para convertirse en un foco de atracción poblacional, situación que observaremos a lo largo de la segunda mitad del siglo XIX y principios del XX. Tiempo en el que se movilizaron familias procedentes de otros Estados de la República y de algunas poblaciones cercanas a Coatepec.

Referencias Bibliográficas

5.- Manuel Rivera, op. Cit., p. 94

6.- Silvano García Guiot, op. Cit., pp. 93 – 94

7.- Manuel Rivera, op. Cit., tomo XI 1848 – 1851, p. 21

8.- Ibíd., p. 61

 

Powered by WordPress| Designed by: ArcosNet