MARATÓN DE GUADALAJARA

Rafael Rojas Colorado

El Maratón es una carrera de larga distancia que pone a toda prueba la resistencia física del competidor, ya que debe de estar apto para soportar a determinado ritmo los 42,195km. de lo que consta el evento. Sin duda alguna, toda una hazaña personal. Los atletas de alguna manera aluden a Filípides, aquel guerrero que portando su armadura de combate y espiritual recorrió según el hecho histórico, cerca de cuarenta kilómetros, para avisar la victoria del ejército griego sobre el poderoso imperio persa, al poco tiempo falleció de agotamiento.

El Maratón de Guadalajara – Megacable –  se suma a esta sensible evocación y el 5 de noviembre organizó un llamativo evento deportivo que persuadió a cientos de atletas, que el viento acercó de diferentes latitudes, para estar presentes y desafiar esa difícil distancia.

Manuel Opoll, Juan Viveros Colorado y Genaro Guadalupe Contreras, son tres atletas coatepecanos que se prepararon arduamente para esta competencia, aflorando el orgullo, la voluntad y la determinación, lograron superar el objetivo que los condujo a probar su condición física-atlética en una prueba de esta naturaleza. En cada kilómetro que los iba acercando a la meta gruesas gotas de sudor perlaban su frente, pero la decisión los impulsaba hacia adelante.

El equipo Opoll-Vive, cuya base de entrenamiento es la pista de los carriles, arterias del pueblo y las rutas que se abren en medio del vergel coatepecano, les hizo conseguir su óptima condición física, desde tiempo atrás se prepararon con suma disciplina. Comenzaban su entrenamiento a las cinco de la mañana, las estrellas del firmamento los cobijaba, la luna llena les iluminaba tenuemente la senda por la que desplazaban sus pasos al tiempo que el entusiasmo los embriagaba. Recorridos, intervalos y cambios de ritmo fue el cimiento sobre el que edificaron su fortaleza física, aunada a la pasión del alma.

El resultado fue que cubrieron la distancia asignada y al cruzar la línea de meta, en un suspiro dibujaron la satisfacción personal, por haber cumplido el compromiso que el corazón les exigió; su premio fue la musicalidad de los aplausos, el abrazo y la felicitación de la familia, que con ellos compartía esos momentos de triunfo que jamás se consigue en solitario, porque siempre existe alguien que, diariamente anima a luchar por lo que se cree.

El equipo Opoll-Vive, integrado por Manuel, Juan Y Genaro Guadalupe, llevó el nombre de Coatepec apretujado en el corazón y en la ciudad de Guadalajara le dieron plena libertad, este aliciente les alimentó el alma de amor, los dolores y otros síntomas siempre amenazan con doblegar la voluntad, pero los fueron superando con el valor de un guerrero que combate deportivamente, para engrandecer al lugar que lo vio nacer. FELICIDADES.

rafaelrojascolorado@yahoo.com.mx-

 

Powered by WordPress| Designed by: ArcosNet