¿QUÉ ES UN EQUIPO GRANDE?

Pedro Peñaloza

“El curso de la vida es breve; el de la gloria, eterno”.

Marco Tulio Cicerón

“Al escritor uruguayo Paco Espínola no le interesaba el futbol. Pero una tarde de 1960, buscando que escuchar en la radio, Paco pescó por casualidad la transmisión de un partido. Era el clásico. El club Peñarol perdió, 4-0 ante Nacional. Cuando cayó la noche, Paco estaba tan triste que decidió cenar sólo, por no amargarle la vida a nadie. ¿De dónde venía tanta tristeza? Paco ya estaba por creer que era una tristeza porque sí, o por la pura pena de ser mortal en el mundo, cuando de pronto se dio cuenta que estaba triste porque Peñarol había caído. Él era hincha de Peñarol y no lo sabía. ¿Cuántos uruguayos estaban tristes como él? Paco vivió una revelación tardía. Normalmente los uruguayos pertenecemos a Nacional o a Peñarol desde el día en que nacemos. Así ocurre desde principios de siglo. Los cronistas de aquellos tiempos cuentan que en los burdeles de Montevideo, las profesionales del amor atraían clientes sentándose a la puerta sin más ropas que las camisetas de Peñarol o Nacional”.

Este pequeño fragmento que escribe Galeano en su libro “El futbol a sol y sombra”, nos da una pequeña muestra de la importancia de ser un equipo grande y la responsabilidad a que ello conduce. Es claro, que, no hay parangón entre el clásico que se vive en Uruguay y nuestras tierras, allá es blanco y negro y no hay medias tintas. Ahora bien, trataremos de exponer brevemente las características que debe tener un equipo para pertenecer al grupo de los llamados “grandes” y el porqué es diferente a los demás conjuntos de la liga.

Los equipos llamados “grandes”, no se formaron de la noche a la mañana, tuvieron que construir una historia de éxitos, es decir, una hegemonía que le otorgue la simpatía de una generación. Así, el triunfo se convierte en una obligación y el campeonato el único objetivo. Por ejemplo, Guadalajara, en la época del “Campeonísimo” dominó los años cincuenta y una parte de los sesenta; Cruz Azul, después, comenzó su dinastía a finales de los sesenta y perduró hasta los setenta; también, América dejó huella con sus campeonatos en los ochenta.22782335_1502073493222835_1199457841_n (1)

De esto, se desprende la formación de íconos, jugadores que marcaron una época, que sobresalieron por su buen futbol y le dieron grandes alegrías al equipo. A lo largo de los años y con experiencia acumulada, también se van forjando una filosofía de juego, tanto dentro como fuera de la cancha. Estas particularidades son las que decantana la afición y su grado de popularidad. Algunos se sentirán más identificados con ver solamente jugadores mexicanos en la cancha, otros,querrán ver estrellas y grandes extranjeroso chavos de cantera.Pero, todos, deben tener una afición en cualquier lugar donde se paren, una popularidad nacional.Además, es esencial que mantenga una estabilidad deportiva y financiera y, obviamente, el descenso es inimaginable.

¿Por qué los equipos que han alzado varios trofeos en los últimos años no se consideran grandes? Unos dirán, que porque son conjuntos con arraigo local, pero en realidad, se debe a que los torneos cortos y Liguillas han abaratado el campeonato. Finalmente, con estas premisas, estimado lector, evalúe si el club de sus amores cumple los requisitos para ser un conjunto de los llamados “grandes” o queda fuera de la lista.

Algo Más. Jaime Lozano enfrentó el campeonato sin refuerzos ni apoyo. Ahora le achacan los malos resultados. Gran falta de profesionalismo y seriedad del dueño de Querétaro.

pedropenaloza@yahoo.com       Twitter: @pedro_penaloz

2017-18

Powered by WordPress| Designed by: ArcosNet