Un compositor cubano en Coatepec

618CGVDd-5L__SX300_

René Sánchez García.

 Si mis recuerdos espacio temporales no me fallan, fue el en año de 1957 cuando llegó a estas tierras coatepecanas, un exitoso compositor de origen cubano con una gran trayectoria en el mundo de la música, especialmente en el ritmo del danzón. Como todos aquellos hombres y mujeres afectados por la revolución cubana, también Emilio Renté llegó como refugiado al puerto de Veracruz y posteriormente se trasladó a la ciudad de México (antes Distrito Federal) a reunirse con infinidad de cantantes, bailarinas y compositores que habían llegado antes a proseguir su arte.

Es casi seguro que fue durante su larga estancia en el puerto de Veracruz y al enamorarse perdidamente de una de las playas más hermosas, que compuso su danzón que lo inmortalizó internacionalmente, me refiero a “Mocambo”. Pieza musical de su autoría que fue grabada por varias disqueras de la época y que fue fondo musical de algunas películas mexicanas de estilo rumbero de esta época. Fue Dámaso Pérez Parado “el cara foca” quien brilló más con su voz y estilo, pero igual Emilio Renté hizo lo suyo y pudo ser muy famoso, como tantos músicos cubanos. Su pieza musical se escucha igual en mariachi, guitarra e instrumental

Mis primeros recuerdos acerca de este compositor cubano en Coatepec, datan de ese año de 1957, cuando quien esto escribe estaba en la primaria. Como todos sus ancestros, él era totalmente de piel negra, alto de estatura, de caminar pausado, de carácter alegre o jacarandoso, todo un bohemio en la extensión de la palabra. Cuando llegó a Coatepec se instaló en la tercera calle de Jiménez del Campillo, exactamente junto a la panadería “La Coatepecana”. Allí puso un taller de juguetería de madera, dedicada a los niños y niñas de la ciudad. Fue aquí donde contrajo nupcias y procreó dos hijos, ahora buenos profesionistas.

Él fue todo un poeta, recuerdo bien que editaba cada año y precisamente en la fiesta dedicada a los fieles difuntos, un periódico llamado “Calaveras en chile verde”. Allí sacaba a la luz, utilizando muchas veces algunas palabras altisonantes (que espantaban a los lectores) la vida cotidiana de muchos hombres y mujeres importantes y populares. Como todo buen rumbero prefirió la amistad y cariño de los del pueblo, que de los de dinero. Aquí en Coatepec compuso otro danzón que lo hizo popular localmente, dedicado a sus amigos panaderos del “Bolillo de Oro”.

En los espacios del internet me enteré que igual compuso otros bellos danzones como: Cuando te beso, Música para mi reina, Gratitud de amor, Yo no sé quién, Yo también voy a la luna, Rumba callejera y Solamente los dos, entre otras más. Igual constaté que su “Mocambo” se escucha en la película mexicana Calabacitas tiernas, donde trabaja el comediante Tín Tán y también que una de sus piezas musicales la interpretó Celia Cruz. Finalmente recuerdo que falleció allá por los ochentas totalmente olvidado. Era verdaderamente triste verlo en sus últimos días deambulando por las calles acompañado sólo de sus amigos de licor. Yo lo recuerdo desde niño por su expresión verbal al decirle: “Miliooooo” y el constaba lleno de contento: “Hermanoooooo”. No cabe duda, un personaje popular al que se le debe un homenaje.

sagare32@outlook.com

 

Powered by WordPress| Designed by: ArcosNet